Un congreso internacional realizado en Buenos Aires pidió redoblar esfuerzos para enfrentar la violencia contra niñas y niños.

 

El Primer Congreso Mundial “Violencias” hacia la Infancia y la Adolescencia se realizó el 24 y 25 de agosto en la Biblioteca del Congreso de La Nación, en Buenos Aires, organizado por el Centro de Asistencia, Investigación y Formación en Infancia y Adolescencia Aralma y la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.
Sonia Almada, coordinadora general del Congreso y directora de Aralma, dijo en el discurso de cierre de los debates y deliberaciones que “estamos ante un severo problema de políticas públicas de protección y amparo de la infancia vulnerada”.

En las actividades participaron treinta especialistas, en ocho mesas y dos talleres. Asistieron representantes de Casa MANU, organización no gubernamental que alberga en Monte Grande, en el suroeste del Gran Buenos Aires,  a niñas y niños que son portadores del VIH o están enfermos de SIDA, y que padecen estado de abandono.

En su intervención de cierre, Almada se preguntó si “estamos convirtiéndonos en sujetos telescópicos de la infancia vulnerada”, apelando a un concepto enunciado por la filósofa estadounidense Judith Butler, quien habla de las personas que observan el mundo con el distanciamiento que imponen las pantallas y se desentienden así del dolor ajeno.

Los participantes del Congreso acordaron volver a realizar una reunión internacional en 2019. Esto, dijo la directora de Aralma, “habla de una urgente preocupación por las violencias”, ante “la ausencia total de interés de los grandes medios acerca de estas temáticas”.

Frente a ello, agregó, se observó el compromiso de académicos, dirigentes humanitarios y religiosos.

Leer la Nota Original (WEB)

 

Balance2Balance5Balance3Balance4