El 25 de abril es el  Día internacional de la lucha contra el maltrato en la infancia, esta fecha se crea para promover  los derechos de niños y  niños a nivel mundial, así como para concienciar a la colectividad sobre las consecuencias del maltrato en bebés, niños, niñas y adolescentes.
El maltrato infantil se define como los abusos y malos tratos de que son objeto los menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder. La exposición a la violencia de pareja( violencia intrafamiliar)  se incluye entre las formas de maltrato infantil.
Dimensión del problema

 

El maltrato en la infancia es un problema mundial con graves consecuencias que pueden durar toda la vida.

A pesar de las encuestas nacionales e internacionales todavía no conocemos la verdera magnitud del problema, específicamente porque la infancia y sus vulnerabilidades no forman parte de la agenda de políticas publícas.

La infancia siempre ha sido invisibilizada y lo sigue siendo.
El maltrato en la infancia es un problema complejo y su estudio resulta difícil. Las estimaciones actuales son muy variables, dependiendo del país y del método de investigación utilizado. Dichas estimaciones dependen de:

  • las definiciones de maltrato infantil utilizadas.;
  • el tipo de maltrato infantil estudiado;
  • la cobertura y la calidad de las estadísticas oficiales;
  • la cobertura y la calidad de las encuestas basadas en los informes de las propias víctimas, los padres o los cuidadores.

Los estudios internacionales revelan que aproximadamente un 20% de las mujeres y un 5 a 10% de los hombres manifiestan haber sufrido abusos sexuales en la infancia, mientras que un 23% de las personas de ambos sexos refieren maltratos físicos cuando eran niñ@s.

Muchos niños y niñas son objeto de maltrato psicológico (también llamado maltrato emocional) y víctimas de desatención.
Se calcula que cada año mueren por homicidio 34 000 menores de 15 años. Esta cifra subestima la verdadera magnitud del problema, dado que una importante proporción de las muertes debidas al maltrato en la infnacia se atribuyen erróneamente a caídas, quemaduras, ahogamientos y otras causas. Esta es una dificultad del mundo adulto de enfrentarse al problema del infanticidio y de la crueldad hacia los niños y niñas.

En conflicto armado
En situaciones de conflicto armado y entre los refugiados, son esclavizados  y comercializados. Las niñas son especialmente vulnerables a la violencia, explotación y abusos sexuales por parte de los combatientes, fuerzas de seguridad, miembros de su comunidad, trabajadores de la asistencia humanitaria y otros y los niños son utilizados como sirvientes y soldados entre otras tareas.

Explotación, pornografía y tráfico

No contamos con cifras para valorar este flagelo que padecen niños, niñas y adolescentes y que la mayoría de las veces termina  en muerte o desapariciones.

Si sabemos que afecta a muchísimos menores de edad y que es un severo problema de salud pública que no le interesa resolver a los gobiernos porque un  negocio millonario que involucra a grandes poderes.
Secuelas del maltrato

El maltrato en la infancia  es una causa de sufrimiento para los niños, niñas  y las familias, y puede tener consecuencias a largo plazo. El maltrato causa estrés y se asocia a trastornos del desarrollo cerebral temprano. Los casos extremos de estrés pueden alterar el desarrollo de los sistemas nervioso e inmunitario. En consecuencia, los adultos que han sufrido maltrato en la infancia corren mayor riesgo de sufrir problemas conductuales, físicos y mentales, tales como ( solo algunas)

  • actos de violencia (como víctimas o perpetradores);
  • depresión;
  • consumo de tabaco;
  • obesidad;
  • comportamientos sexuales de alto riesgo;
  • consumo indebido de alcohol y drogas.
  • Enfermedades coronarias
  • Enfermedades metabólicas
  • Suicidio

.
Más allá de sus consecuencias sanitarias y sociales, el maltrato en la infancia tiene un impacto económico que abarca los costos de la hospitalización, de los tratamientos por motivos de salud mental, de los servicios sociales para la infancia y los costos sanitarios a largo plazo.

Además de hipotecar la vida del adulto que lo ha padecido enredándolo en costosos y complejos tratamientos que debe llevar adelante inhibiéndole las capacidades de amar y trabajar.
Factores sociales, culturales y comunitarios

Hay diversas características de las comunidades y las sociedades que pueden aumentar el riesgo de maltrato a bebes, niñas , niños y adolescentes, entre ellas:

 

  • El lugar que tiene la infancia y adolescencia
  • las desigualdades sociales y de género;
  • la falta de vivienda adecuada o de servicios de apoyo a las familias y las instituciones;
  • los niveles elevados de desempleo o pobreza;
  • la disponibilidad fácil del alcohol y las drogas;
  • las políticas y programas insuficientes de prevención del maltrato, la pornografía, la prostitución y el trabajo infantiles;
  • las normas sociales y culturales que debilitan el estatus del niño en las relaciones con sus madre y padre y familias
  • Los estereotipos que fomentan la violencia hacia los demás.
  •  Los castigos físicos y psíquicos
  •  La rigidez de los papeles asignados a cada sexo;
  • las políticas sociales, económicas, sanitarias y educativas que generan malas condiciones de vida o inestabilidad o desigualdades socioeconómicas.

Prevención y Promoción

 

La prevención del maltrato infantil requiere un enfoque multisectorial y transdisciplinarios.

Los programas eficaces son los que prestan apoyo a  madres y  padres y trabajan con comunidades, desde sus espacios de encuentro y contención  aportando espacio de desconstrucción de saberes coagulados acerca de la crianza

  • Espacio de discusión y puesta en común de estereotipos de crianza
  • Promoción de maneras de crianza libres de violencia
  • Trabajo con niños, niñas ya adolescentes empoderando el cuidado de su cuerpo y la puesta de límites al adulto abusivo,  a través de mecanismos de redes de contención y apoyo
  • Trabajo con escuelas, instituciones, hospitales, salitas, Hogares convivenciales que albergan niños y niñas para mejorar sus conocimientos sobre el desarrollo infantil y alentarlos a adoptar estrategias constructivas en sus relaciones con bebes ,  niños ,niñas y adolescentes

Desde Aralma a través de nuestra campaña permanente de visibilización y erradicación de la violencia hacia la infancia y adolescencia “ La Voz de L@s Chic@s “ proponemos un trabajo conjunto de de total compromiso  con todas las personas e instituciones que trabajen con bebes, niños, niñas y adolescentes , con madres, padres y familias y con la sociedad toda en la concientización de este flagelo que viven niños y niñas desde la historia de la humanidad y lastima cuerpo y mente , muchas veces para toda la vida.

Las sociedades que olvidan a la infancia se condenan a la eterna repetición de la violencia

Los convocamos a sumarse a nuestra causa por una infancia sin violencia #LaVozDeLxsChicxs

.