Acerca de la baja en la edad de punibilidad

Desde Aralma queremos anunciar nuestro total desacuerdo con  las propuestas de la reforma del régimen penal que sostienen la baja de edad de imputabilidad.

Sostenemos que este  debate  incurre en una grosera falacia, desconocimiento y profunda ignorancia acerca de de los derechos de niños y niñas establecidos en la convención internacional  junto a variables socio culturales, psicológicas y biológicas absolutamente necesarias para discutir el tema seriamente.

Bajar la edad de  punibilidad presupone que el castigo, la reclusión y la exclusión de  l@s niñ@s  y adolescentes a más temprana edad  resolverían la delincuencia y la inseguridad social.

¿Con que bases se determina la  edad para el  criterio de punibilidad?

¿Bajo qué argumentos se sostiene que castigar niñ@s podría bajar el aumento de crímenes que solo son producto de la inequidad y la pobreza?

Desde Aralma proponemos, junto a otras organizaciones y colectivos que nos acompañan:

·         Tener en cuenta  niños, niñas  y adolescentes son sujetos de derechos

·         Que el mundo de los adultos los toma como rehenes para llevar adelante prácticas delictivas

·         que la exclusión y marginalidad no les da oportunidad de tener una vida mejor

Proponemos

·         crear políticas de protección y amparo para toda la infancia y adolescencia, donde se ofrezcan oportunidades autenticas de  desarrollo.

·          Tomar medidas  de prevención para los más vulnerables interviniendo sobre situaciones de: violencias de las que son presa:  abuso, negligencia, desamparo, consumo de sustancias etc.

Desde el estado no se da respuesta a las violencias que flagelan a la población infanto- juvenil dejándolos en un lugar de desamparo familiar, social, expuestos a una vida de miserias y abandonos. Es fundamental  que el Estado fortalezca y cree  las políticas públicas de infancia necesarias  que aseguren las  medidas alternativas a la privación de la libertad, Estrategias de inclusión social y amparo, acompañando a los sectores más vulnerables.

Estos niños y niños han sido avasallados anteriormente en todos sus derechos al no tener la posibilidad de una vida digna donde desarrollarse.

Sostenemos que se puede realizar un cambio significativo a nivel socio-cultural  trabajando en la desconstrucción del lugar que tiene la infancia y adolescencia olvidada y desamparada, en lugar de aplicarle un castigo mayor al que viven desde su nacimiento.

Sonia Almada